El futuro del PJ bonaerense, en manos de la Corte Suprema

La conducción del Partido Justicialista (PJ) bonaerense aguarda por estos días la resolución de una causa clave que está en manos de la Corte Suprema de Justicia. Una denuncia realizada en 2021 por el intendente de Esteban Echeverría y extitular del partido, Fernando Gray, llegó tras varias instancias de apelación al máximo tribunal, quien deberá decidir si corresponde anular la elección que nombró a Máximo Kirchner presidente del justicialismo en la provincia. Aunque desde el partido sostienen que no hay razones para que los integrantes de la Corte fallen en favor de Gray, advierten que podrían utilizar la oportunidad para "blanquearse", al respaldar la postura del líder de la Cámpora.

La causa se inició hace dos años. El 27 de febrero de 2021, el Congreso Provincial del PJ decidió convocar a elecciones para el 2 de mayo con una lista única encabezada por Máximo Kirchner. Gray, por entonces presidente del partido, interpretó que se acortaría su mandato, no asistió al cónclave y presentó un pedido de nulidad a la Justicia. El Juzgado Federal 1 de La Plata con competencia electoral en la provincia de Buenos Aires, a cargo de Alejo Ramos Padilla, rechazó el pedido. El intendente apeló y el 19 de agosto, la Cámara Nacional Electoral ratificó por mayoría de votos la decisión de primera instancia. En este sentido, el fallo aclaraba que “resultan improcedentes las pretensiones en las que uno o varios miembros de un órgano colegiado solicitan (…) el auxilio de los jueces para imponer su postura individual de cuyo acierto no pudieron -en este caso, por ausencia deliberada al conclave cuestionado- persuadir a sus colegas”, por lo que decidieron rechazar el pedido de Gray.

Los camaristas explicaron, además, que no se vieron afectados los derechos de los afiliados, ya que Gray no pudo demostrar que se hubiera excluido a alguien de elegir o ser elegido. Tampoco se perjudicaba la periodicidad de los cargos, en tanto la decisión del congreso no influía en el mandato de Gray, que debía terminar a fin de ese año. En efecto, la renovación de la presidencia y los miembros del consejo se oficializó en diciembre de 2021, con lo que se desestimaba el principal argumento del jefe comunal bonaerense.

Ante ese fallo adverso, Gray interpuso un recurso extraordinario en el que contestó los argumentos de la Cámara y afirmó que su reclamo apuntaba a un hecho de “gravedad institucional”; con lo que obtuvo el visto bueno para presentarse ante la Corte Suprema. El 14 de diciembre de 2021, días antes de que Máximo Kirchner asuma la presidencia del PJ bonaerense, la Cámara habilitó a Fernando Gray a para reclamar la nulidad del Congreso que convocó a elecciones para el 2 de mayo y postuló al diputado nacional como único candidato.

La causa siguió su camino. El 22 de diciembre, y para sorpresa de la conducción del PJ, la Procuración General de la Nación a cargo de Eduardo Casal consideró que correspondía declarar improcedente el recurso interpuesto. Ahora la decisión final será de la Corte Suprema.

Desde el PJ bonaerense aseguraron a Página/12 que, si bien el dictamen del procurador no es vinculante, estas resoluciones "suelen generar cierta empatía con la Corte, así que tiene su peso importante". La fuente consultada afirmó que "en buen derecho, la Corte tiene que rechazar el recurso. Porque se dictaron sentencias acertadas no solo en primera instancia, sino en la Cámara. Gray reclama que el agravio es que le acortaron el mandato. Y el mandato no se acortó, asi que no cabe ningún argumento para darle la razón".

Sin embargo, señaló que una resolución favorable al diputado nacional también repercutiría de manera positiva en la vapuleada imagen de la Corte Suprema. "La
Corte puede tener ese expediente para blanquearse, para demostrar imparcialidad. Pueden avalar la permanencia en el cargo de Máximo para rechazar las acusaciones de ser un partido judicial", aseguró el representante justicialista. Aun si se diera la situación menos probable, esto es, que el máximo tribunal revoque la sentencia de las instancias anteriores, el mandato de la actual conducción del PJ bonaerense continuaría a cargo de la vicepresidenta del partido, Verónica Magario.

Pero Gray no fue el único que se rebeló ante la decisión del Consejo. El expresidente Eduardo Duhalde presentó un pedido similar para declarar nulas las elecciones. Sin embargo, la Justicia rechazó la solicitud in limine, ya que la presentó fuera de término, incluso con las elecciones ya consumadas. El histórico dirigente anunció a principio de año que está "trabajando para conducir" el partido y que el peronismo "ha sido usurpado" por la actual conducción. "Él
dice que va a presentarse para salvar al partido, pero me parece que no ve con claridad. Porque
dice que va a luchar contra Máximo Kirchner en las elecciones y él tiene
mandato para tres años más", sostuvieron desde adentro del partido.

Recientemente, la jueza federal electoral María Servini rechazó por “prematuro” un pedido de Duhalde para que dijera si la vicepresidenta Cristina Kirchner puede o no ser candidata en las elecciones de este año. La magistrada contestó que no existe una "sentencia condenatoria firme" sobre la expresidenta, y que tampoco se ha postulado aun a ningún cargo electivo. Con este pedido, Duhalde se perfila a ser una oposición interna a la actual conducción del partido, que tras conocerse los fundamentos de la causa Vialidad emitió un comunicado en el que afirma: "Volvemos a expresar nuestra solidaridad con la compañera Cristina Fernández de Kirchner y convocamos a quienes sientan como propia la reivindicación de la democracia a manifestarse para que se acabe el intento de proscripción de un espacio y una dirigente política".

Actualmente, la causa está en manos de los miembros de la Corte, más específicamente en poder de la vocalía N°3. Aún restan votar los otros tres cortesanos, aunque desde el máximo tribunal aseguran que "hay hermetismo total" con el estado de los expedientes que ingresan a la Corte. No es posible saber cómo votará cada uno hasta que se conozca la sentencia final, y tampoco se realizan declaraciones sobre causas en trámite. La Corte no tiene límites temporales para emitir un veredicto, por lo que lo único que parece probable por el momento es que los tres votos restantes dilatarán aun más los plazos de respuesta a la denuncia de Gray.

Noticias Relacinadas