Núcleo interno de la Tierra: qué es, cómo funciona su rotación y qué pasa si cambia de dirección

El núcleo de la Tierra podría haberse detenido hacia el 2009 para luego haber girado en sentido contrario a la superficie de la Tierra, según un estudio realizado por investigadores chinos y publicado en la prestigiosa revista Nature, que también explica qué es, cómo funciona su rotación y las posibles consecuencias de este cambio de dirección.

La Tierra está formada por varias capas: la corteza, el manto, el núcleo externo y el núcleo interno. Esta última, es una esfera de hierro sólido algo más grande que Plutón, situada a 5.100 kilómetros de profundidad y con una temperatura superior a la del Sol, la cual está rodeada por un núcleo externo líquido que le permite rotar.

Según determinaron los autores del estudio, Yi Yang y Xiaodong Song, el núcleo de la Tierra se detuvo hacia 2009 y ahora estaría girando en sentido contrario al planeta. A su vez, la investigación indicó que el ciclo completo de rotación —en una dirección y en la otra— duraría alrededor de siete décadas.

En este sentido, detallaron que el último cambio de rotación (el anterior a este de 2009) había ocurrido a principios de los años 1970, y proyectaron que el próximo tendrá lugar a mediados de 2040, completando el ciclo.

Si bien aclararon que no es ni fue sencillo estudiar el inaccesible centro de la Tierra, explicaron que llegaron a estas conclusiones tras analizar las ondas sísmicas de las últimas seis décadas, ya que el giro del núcleo interno es impulsado por el campo magnético generado en el núcleo externo y equilibrado por los efectos gravitatorios del manto.

Sobre los posibles efectos de estos cambios de dirección, aseguraron que hasta el momento hay poca información sobre la influencia de esta rotación en la superficie terrestre, aunque reconocieron que una primera consecuencia inmediata podría verse en el acortamiento del día en unas fracciones de segundos. Y también afectaría en gran medida al clima del planeta y al nivel del mar, debido a que la alteración del campo gravitatorio interno causa deformaciones en la superficie.

La teoría que derribó el reciente descubrimiento

El reciente descubrimiento derriba la teoría que sostenía que el núcleo interno se movía más rápido que la superficie de la Tierra, en una forma constante y hacia delante.

En este sentido, el doctor en Ciencias Geológicas e investigador principal del Conicet, Andrés Folguera, indicó que "este estudio demuestra que el núcleo interno empezó a desacelerarse, a moverse a menor velocidad que la Tierra, se detuvo, e incluso parece que se está empezando a mover en la dirección contraria".

Este hallazgo significa que "el núcleo frena su proceso de rotación y se invierte en lo que dura un período de vida humano, o sea muy rápidamente. No lo hace en términos geológicos de miles a millones de años", agregó.

Seguí leyendo

Noticias Relacinadas